El proceso de aprendizaje cuando se invierte a largo plazo

Invertir es un proceso de aprendizaje constante, y más allá de que uno puede aprender mucho leyendo y absorbiendo las experiencias de otros, la mejor forma de hacerlo es a través de la propia experiencia. Para poder aprender de la experiencia y mejorar la toma de decisiones, hay que identificar claramente la decisión y el resultado obtenido. Si el resultado es observable, nos permite sacar conclusiones sobre lo qué pasó y sobre cómo mejorar la decisión inicial. El¨feedback loop¨.

En muchas actividades, por la complejidad de factores que intervienen o por el paso del tiempo, no está tan clara la relación causa-efecto entre decisión y resultado, y esto complica la derivación de conclusiones y el aprendizaje. Invirtiendo a largo plazo, esto pasa todo el tiempo. Los ¨day traders¨, entre muchas desventajas, tienen la ventaja de obtener resultados casi instantáneamente que les permiten calibrar su proceso de toma de decisiones.

Una complejidad adicional en este análisis es la interacción entre suerte y habilidad. A veces tomamos malas decisiones y, por una cuestión de suerte, obtenemos buenos resultados, mientras que otras tomamos excelentes decisiones y tenemos pésimos resultados.

Mi obsesión es analizar todas las decisiones y resultados, tanto los buenos como los malos, para intentar encontrar relaciones de causalidad que, corrigiendo por el factor suerte, me permitan evaluar las decisiones que tomé y mejorar el proceso en el futuro.

El resultado que busco invirtiendo a largo plazo es obtener un retorno anual razonable dentro de un horizonte mínimo de cinco años. Esto quiere decir que un año cualquiera la rentabilidad puede ser 0, o negativa, pero en promedio, a 5 años, el retorno debe ser superior al costo de oportunidad. Si no, no justifica la dedicación y debería darle la plata a otro para que la invierta.

Cinco años es un tiempo razonable para una inversión, pero es mucho tiempo para analizar una decisión, corro el riesgo de perder el foco sobre la decisión inicial, el feedback loop se alarga mucho y me hace dificil aprender algo.

La cuestión entonces, invirtiendo a largo plazo, es como sacar conclusiones intermedias y aprender ¨mientras tanto¨, sin tener el resultado final. Una inversión a cinco años que tras el primer año parece pésima, puede terminar siendo excelente al final.

Lo importante es concentrarse en los aspectos fundamentales que me llevaron a tomar la decisión que se pueden evaluar con una periodicidad más corta. En el ¨mientras tanto¨, lo importante no es tanto el precio de la acción, como la evolución de los drivers. Crecimiento, rentabilidad, decisiones del management, reinversión, desinversiones, dividendos. Si estos ¨bloques fundamentales¨ de la inversión evolucionan como yo esperaba, mes tras mes, trimestre tras trimestre, ya puedo tomar estos ¨mini resultados¨ como feedback para mi toma de decisiones. El comportamiento de la acción a largo plazo va a ser una conclusión lógica, pero ¨mientras tanto¨ puedo mejorar mucho mis procesos y mis decisiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s